Qué entendemos por custodia urbana

Cartel reivindicativo de los vecinos del barrio de Horta, en Barcelona

La custodia urbana la podríamos definir como un conjunto de estrategias y técnicas que pretenden implicar la ciudadanía en la gestión de espacios y edificios urbanos que pueden satisfacer diversas funciones sociales y ambientales, a cambio de mantener y mejorar su estado de conservación. Dicho de otra forma, es una estrategia de participación activa para implicar los diversos agentes urbanos (la propiedad, los usuarios potenciales, la Administración Pública y la sociedad en general) en la gestión responsable del espacio urbano.

Existen algunos ejemplos de éxito que demuestran que la custodia urbana es efectiva. A escala internacional destaca el caso del Central Park, comentado en una de las entradas de este blog. En el Estado Español, la asociación Ésta es una plaza consiguió un acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid, que autorizó la cesión temporal de una parte de un solar del barrio de Lavapiés para realizar un proyecto de autogestión vecinal que incluía actividades educativas, mercados de intercambio, huerto urbano, actuaciones de teatro, etc.

En Cataluña, se han impulsado diversos acuerdos de custodia de iniciativa privada, como es el caso de los huertos urbanos de Terrasa promovidos por el colectivo Plantem-nos, y comienzan a impulsarse experiencias de iniciativa pública que podrían englobarse dentro de la custodia urbana, como el proyecto participativo de la Paeria de Lleida, que pretende destinar unos solares del centro de la ciudad a juegos infantiles, pistas deportivas y huertos urbanos. Se trata de unos veinte patios, fruto del derribo de viejos edificios y donde sus propietarios, la mayor parte de ellos particulares, no tienen intención, o no pueden, construir a corto o medio plazo.

El contexto socioeconómico actual ha provocado una ralentización del metabolismo de las dinámicas urbanas. Los procesos de transformación de la ciudad  impulsados por la Administración Pública han disminuido notablemente, en la mayoría de casos por falta de recursos económicos. Óbviamente, sigue existiendo una demanda real de espacio público y de soluciones innovadoras de gestión del procomún.  En esta línia, la custodia urbana tiene mucho que ofrecer. Por todo esto, resulta sumamente conveniente fundamentar un corpus teórico y una praxis clara y compartida por parte de todos los agentes implicados en el desarrollo de la gestión del procomún de la ciudad.

En eso estamos…

Anuncios

Acerca de jromerolengua

Emprendedor ambiental, social y espiritual. Ciclista urbano convencido. Amante de la vida sencilla. Minimalista y explorador gestáltico. Ambientólogo consultor 2.0. Socio director de Espai TReS · Territorio y Responsabilidad Social. Autor del libro "El rebost de la ciutat. Manual de permacultura urbana" http://bit.ly/lRb70F
Esta entrada fue publicada en Reflexiones prácticas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s